Por qué no hay una democracia real en España (en ocho sencillos pasos)

La semana pasada regresé de Palermo, donde he estado viviendo algo menos de dos meses. Sí, todo el mogollón del 15M me ha pillado fuera. Así que llevo unos días leyendo todo tipo de blogs, hablando con amigos, informándome en las asambleas… Poniéndome al día, en fin.

En estas semanas, como digo, me ha dado tiempo a leer unos cuantos artículos sobre el zoológico en que se ha convertido la política en España. Y mientras saco tiempo para escribir algo, quiero dejaros uno de los mejores artículos que me he encontrado. Pertenece a un excelente blog de humor llamado “El porqué de una mosca encerrada“. La entrada en cuestión se llama “Por qué no hay una democracia real en España (en ocho sencillos pasos)” y comienza así:

Si decimos que en España no hay una democracia real lo decimos por algo.
Lo digo porque hay por ahí quien afirma, cual en canción de Ketama, que estamos locos y que no sabemos lo que queremos. Para contribuir a rebatir esta chorrada tan sumamente gorda hemos confeccionado una lista con los ocho motivos de por qué en España no hay una democracia real. Ocho, que podrían ser más, y ordenados subjetivamente por un servidor de ustedes. Y motivos, ojo; no propuestas. Aquí no proponemos ni listas integralmente abiertas ni sufragios radicalmente representativos. Por no proponer es que no proponemos nada. Esto es una humilde lista, no un manifiesto. Así que explicamos, sin más, el porqué de que estemos tan hasta los cojones en ocho sencillos pasos. De forma fundada –que es como se razonan las cosas–, con un poquito de sentido del humor –que es de lo que va este blog–, concatenando –para amenizar– y, sobre todo, humildemente y sin querer ir de originales –porque entre machaconas y obviedades, todo lo que se dice aquí se ha dicho ya en muchos otros sitios–. Y erradamente en algunas cosas, seguramente, porque ni soy leguleyo ni miren, ganas que tengo. Aún así, les animo a leerse el tocho, de una sentada o por entregas, o parte de él. Les anuncio, por cierto, que el primer punto es el más coñazo, pero que después la cosa mejora. Y si les gusta, a que hablen de lo que aquí hablamos. Porque hay que difundir la palabra, porque concentrarse y hacer bulto no lo es todo y porque además no sólo de retweets vive el revolucionario. Ésta es nuestra pequeña contribución a todo esto.

La entrada no tiene desperdicio, aunque el mismo autor reconoce algunos errores en algunos tecnicismos. Os recomiendo que la leáis y, si os parece oportuno, escribir algún comentario.

Podéis leer la entrada completa aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: